Por Magu Villar
Mucho se ha escrito ya de la gran manzana. Posts, guías, revistas, libros, incluso bibliotecas enteras con recomendaciones y opciones para visitar en New York.
Por eso mi propuesta de recorrido por la ciudad apunta a aquellos que quieran recorrer NYC a su ritmo, encontrando lugares de desacelere y paz, explorando momentos propios, creando su trayecto único y personalizado.

Workshops Paper Source
Me enteré de los workshops de Paper Source en el local de Rockerfeller Center (está bastante escondido, pero vale la pena ir! Está muy cerca de Anthropologie), en una cartelera llena de colores, papeles, cintas. Esta anunciaba todos los workshops del mes, que también se pueden ver acá. Una opción creativa y super original para los fanáticos del journaling y lettering.

Dato: todos los viernes de verano, hay encuentros gratis para colorear

Frenar en Central Park
Sin dudas, un lugar imperdible para toda persona que visite New York. El enorme oasis en medio de la ciudad, visitado por más de 25 millones de personas por año, representa un lugar emblemático. Es un micro mundo, difícil de recorrer en su totalidad, pero con rincones en los que vale la pena detenerse. Mi propuesta es, tras una mañana de intensa recorrida y caminata por la ciudad, frenar en Central Park a hacer un picnic y acostarse un rato al sol, (o si vas en verano, a la sombra).

PH: Time Out

Almorzar en Bryant Park
Colorido, floral, verde, Bryant Park es un parque que me inspira mucho, y que genera un espacio tranquilo para descansar. Tiene una biblioteca comunitaria, así que también es posible descubrir un libro nuevo, y sentarse a leerlo a la sombra.
Mi recomendación es comprar algo para llevar (en frente hay muchas localcitos, Le Pain Quotidien tiene riquísimas opciones) y sentarse en una de las mesas del parque a almorzar mirando la gente pasar.

El combo Chelsea Market + High Line
Aunque siempre lleno de gente, Chelsea Market tiene muchas opciones gastronómicas, librerías y tiendas. Cuenta con la feria Artists and fleas, que es un lindo paseo por puestos vintage, de diseñadores independientes, objetos y comida artesanal. Al terminar el mercado, es posible subir y recorrer The High Line, es una linda opción para disfrutar la ciudad desde lo alto.

Desde lo profundo – Hudson River
Conocer una ciudad desde su río nos da un pantallazo arquitectónico de la misma. Distanciarnos nos ayuda a entenderla mejor, a verla desde una perspectiva nueva, a recorrerla de una manera distinta. En pleno verano, cortar el calor con viento y agua es siempre una opción divertida.