Aunque no hayas ido personalmente, seguro te suena haber visto en Internet sus icónicos baños, con techos de colores y huevos gigantes, que parecen cápsulas de una nave espacial. Estos inodoros excéntricos y famosos en Instagram pertenecen a sketch, el bar londinense que es un destino turístico en sí mismo.

Abierto en el año 2002, sketch, fue idea del legendario chef francés Pierre Gagnaire y el restaurador Mourad Mazouz. Juntos, inventaron un concepto más que un lugar, crearon un destino para el arte, la música y la cocina de autor dentro de un restaurado edificio del siglo XVIII, en Conduit Street, Mayfair que fue atelier de Christian Dior, y anteriormente, sede del Instituto Real de los Arquitectos Británicos.

The Lecture Room

No solo se destaca por la creatividad de sus ambientes, sino que también cuenta con excelencia gastronómica y acumula dos estrellas Michelin en su restaurante The Lecture Room & Library. El lugar consiste en cinco salas, el Lecture Room & Library, la Gallery, el Glade, el Parlour y el East Bar, cada una de ellas con una ambientación que varía según el artista que la intervenga.

sketch, también es sede de importantes exposiciones de arte contemporáneo, ha alojado las obras de artistas como Carsten Nicolai, Martin Creed y David Shrigley. Este último colaboró con India Mahdavi, la decoradora de interiores a cargo de la última ambientación monocromática que tiñó al lugar de rosa, y una escenografía que traslada al glamour de los años cincuenta.

Arte, música y gastronomía. Estas tres expresiones de la creatividad humana conviven en sketch, el lugar que no puede faltar en la bucket list de ningún viajero. Increíble. Fabuloso. Ecléctico. Cualquier adjetivo positivo se adecúa a su descripción. Un bar donde el interior puede cambiar en cualquier momento, pero donde la magia del arte permanece siempre.

The Glade
sketch East Bar

The Gallery