Por Rocío Emiliozzi

Desde hace ya veintisiete años, se organiza en Ginebra y siempre en la tercera semana de enero, la exposición de relojes de lujo más famosa e importante del mundo. La sede de este gran evento es el Salon International de la Haute Horlogerie (SIHH), donde más de 30 marcas de relojería de lujo e independiente presentan sus colecciones del año próximo.

Distribuidores y clientes preferenciales son los invitados que, a lo largo de cuatro días, tienen la oportunidad de conocer los últimos modelos de relojes, elegir sus preferidos y hacer encargos, como también disfrutar de la mejor gastronomía suiza. Asimismo, se organizan fiestas exclusivas a las que asisten celebridades como Adriana Lima, Bradley Cooper, Dev Patel, Diego Luna, Ryan Reynolds, y los CEO´s de las más importantes compañías globales. Si bien solo se puede acceder con invitación privada, este año, la feria abrió las puertas al público en su último día.

 

Una de las principales características de esta feria es que es el momento y el lugar donde se llevan a cabo las negociaciones que determinan qué modelos y marcas van a ser las más exitosas el año que viene. Esto genera una dinámica entre las firmas de lujo donde compiten, pero al mismo tiempo se complementan. Tal es el caso de Audemars Piguet y Patek Phillip que tienen en común al aclamado diseñador Gerald Genta, el creador del reloj Royal Oak de Audemars Piguet y el Nautilus de Patek.

La exposición está dividida entre las marcas de lujo que hacen relojes complejos, relojes de moda (piezas que son esencialmente joyas) y los relojeros independientes. Una de las novedades de este año fue que Hermès llevó a cabo su primera presentación en el SIHH, deleitando a los participantes con piezas de diseño y complejidad.

 

Diseños innovadores, movimientos automáticos de alta complejidad, diamantes y piedras preciosas son los protagonistas de un evento sin igual y donde los invitados, llamados connoisseur por su conocimiento en el área, acceden a las últimas novedades en relojería y asisten a celebraciones de alto nivel.