“Sumisión” es una de las obras más conocidas del polémico escritor francés Michel Houellebecq. La fecha de publicación coincidió con el terrorífico atentado contra Charlie Hebdo, semanario satírico francés. Esto fue llamativo debido a que la novela está situada en una Francia del futuro (año 2022) en donde el partido musulmán está próximo a ganar las elecciones. De esta forma, Houellebecq se transformó en el Nostradamus de la situación política de su país.

La crítica al gobierno del socialista François Hollande es uno de los ejes del libro. En repetidas entrevistas, Houellebecq ha reprochado las decisiones que Hollande y su gabinete han tomado con respecto a la seguridad del país. Por más interesante que sea este aporte a la novela, siento que es injusto para el mismísimo autor quedarnos únicamente con eso.

Lo más rico del texto es el narrador quien es, a su vez, el protagonista. Un profesor de literatura que sospecho que comparte muchos rasgos del propio Houellebecq. Su cinismo representado por su apatía con la humanidad hace de François un individuo singularmente fantástico. O, por lo menos, a mis ojos. Sin embargo, a lo largo del libro, demostrará que incluso nihilistas como él tienen un deseo: sentirse deseados. Esto se verá ilustrado en sus relaciones amorosas y también laborales.

En otras palabras, la novela del mago Houellebecq es exquisita porque en solo 300 páginas explora dos grandes temas. Por un lado, el advenimiento de la cultura musulmana al Occidente. Y por otro lado, la angustia existencial que sufren los seres humanos que, en algunos casos, los lleva a la indiferencia total. Una historia ágil y estimulante que no puede faltar en tu biblioteca.

Related Post