Atemporal, irracional y auténtica, las vidrieras concebidas por Leila Menchari enuncian la belleza de los materiales, la viveza de los colores encontrados en la naturaleza y son una perfecta combinación de su influencia Parisino – Africana. Capaz de recrear ambientes y transmitir emociones según la disposición de los elementos, Leila logró capturar la atención de nada más y nada menos que Jean Louis Dumas, presidente de Hermès en 1977 quien la eligió como directora del departamento creativo.

Desde 1977, la artista tunecina Leila Menchari es responsable de la decoración de la vidriera de la Maison Hermès en 24 rue du Faubourg Saint Honoré, así como también de diseñar algunos de los pañuelos más representativos de la marca. Hasta el 3 de diciembre se puede visitar la exhibición que Hermès realizó en tributo a sus vidrieras mas icónicas, en el Grand Palais de París.

Leila viene de una familia adinerada de terratenientes cerca del Hammamet, en Túnez, estudió Bellas Artes en su país y en Paris, pero su relación con el mundo de la moda comenzó cuando conoció al diseñador Azzedine Alaia. A través de él conoció a Guy Laroche, quien la contrató como modelo luego de su graduación. Ya dentro del mundillo, mas tarde conoció a Annie Beaumel en Hermès, quien muy pronto le encargó la tarea de “dibujarle sus sueños”, dando así nacimiento a las creaciones de Leila como artista.

En 1977 Leila fue designada la estilista principal de la Maison Hermès por el propio Jean Louis Dumas, presidente de la Maison. Gracias a su constante influencia en el mundo del arte recibió numerosas distinciones públicas en Francia y Túnez.