Por Carolina Diz

El museo Bourdelle de Paris abre sus puertas a los espectadores para la exhibición de 70 piezas del diseñador vasco con el propósito de retratar su finísimo trabajo.

Como bien dijo una vez, “Un buen modisto debe ser: arquitecto para los patrones, escultor para la forma, pintor para los dibujos, músico para la armonía y filósofo para la medida”. La exposición convive junto a las muestras permanentes del museo como son sus esculturas al exterior e interior de Antoine Bourdelle, escultor francés.

“La Obra en Negro” reúne una larga colección de trajes de alta costura y accesorios en donde se puede apreciar el uso del color negro en todos sus matices, bocetos y patrones de costura. Los contrastes de luz y formas fueron siempre complemento diferencial en las obras del español; un juego infinito entre la elegancia y gracia con sutiles aires de sensualidad. Los trajes aparecen de todos lados y nos deleita con brillantes y largos vestidos de fiesta como capas impecables y otros más informales.

La exhibición se encuentra vigente hasta el 16 de julio.